La crisis ensucia Sanabria

ÁLVARO CARVAJALMadrid

Actualizado: 25/11/2013 02:50 horas

Como consecuencia de la crisis, el lago de Sanabria ha sufrido en los dos últimos años un drástico recorte en los análisis biológicos que se venían haciendo para su control. La Junta de Castilla y León cortó a partir de 2012 la financiación al laboratorio limnológico que llevaba 26 años haciendo un seguimiento de la calidad de las aguas, cuyo estado está ahora en cuestión.

Un estudio científico denuncia que hay alta contaminación por culpa de las aguas residuales fecales y advierte del riesgo de llegar a una situación irreversible.

Además de ser el paraje más significativo de Zamora, el lago es la mayor concentración de agua glaciar de la península. La alarma la dio el estudio de la Estación Biológica Internacional, entidad privada que gestiona una embarcación de turismo ecológico en el lago, pero tanto la Junta como el Ministerio replicaron que “goza de buena salud”.

Víctima de los recortes, el lago pasó en 2012 de tener 16 controles biológicos anuales a sólo cuatro, ya que el laboratorio limnológico de la Casa del Parque Lago de Sanabria, que hacía 12 de ellos, dejó de recibir fondos públicos -según consta en la memoria de licitación- después de casi tres décadas de seguimiento. Aun así, el laboratorio continuó recogiendo muestras físico-químicas -dicen los autores del estudio crítico-, pero sin hacer ya análisis biológicos, aspecto clave, según ellos, porque han sido éstos los que han revelado la colonización «en abundancia» de una alga indicadora de «aguas contaminadas», la diatomea Tabellaria fenestrata.

‘No se analizan los resultados’

Los controles que se han hecho este tiempo han sido elaborados por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), dependiente del Ministerio, que toma cuatro muestras al año y sí detalla los aspectos biológicos. “Se hacen, pero no se interpretan los resultados. No se analizan”, lamenta Antonio Guillén, que coordinó el estudio que precisamente recoge esos datos (además de otros muchos propios) para llegar a sus conclusiones.

El doctor en Biología explica que, según los análisis de la CHD, ha habido “una alteración de los parámetros físicos y químicos”, especialmente en relación con las diatomeas y otras especies de algas. “De haber revisado esos datos, habrían dado la señal de alarma”, advierte. Pero la CHD responde que la denunciada Tabellaria fenestrata no supone contaminación, sino todo lo contrario, “es un buen indicador de la calidad del agua”.

Guillén, cuyo trabajo fue avalado por 31 doctores y catedráticos en Biología y otras disciplinas, cita las propias palabras de la CHD para recalcar que también está reconociendo una pérdida de calidad del agua bajo el paraguas de los términos biológicos. En un informe de 2004, se presentaba el lago como “oligotrófico” (excelente), pero en el último comunicado de prensa se baja un escalón y se dice que es “oligomesotrófico”, un estado de “calidad media”. “Es un proceso de degradación muy lento y acumulativo”, explica Guillén, en el que no se asimilan los microorganismos y el agua queda enriquecida con nutrientes que favorecen la multiplicación de estas algas.

“Nuestras conclusiones conducen a lo mismo. Se habla de que se está iniciando un proceso de eutrofización, es decir, de empeoramiento de la calidad del agua, y se explica cuál es el origen: los deficientes sistemas de depuración y la llegada al lago de vertidos”, apostilla Guillén.

La CHD mantiene que la masa de agua “no ha sufrido cambios apreciables en los últimos 20 años”, aunque reconoce que han existido “incidencias muy puntuales con vertidos accidentales de escasa entidad”. Hoy, el consejero de Medio Ambiente de Castilla y León, Antonio Silván, comparece en las Cortes regionales para dar una explicación.

Publicado en General | Deja un comentario

¡A que te pego con el lago, leche!

¡A que te pego con el lago, leche!
24.11.2013 | 00:56

LUIS MIGUEL DE DIOS
El niño levantó la vista del periódico, se frotó los ojos, se rascó detrás de la oreja y preguntó con toda su inocencia:

pego-lago

-Abuelo Fortu, ¿qué es un experto?
-Mira, chaval: un experto es alguien que sabe mucho de una cosa porque la ha estudiado a fondo; por ejemplo, el que dice que el lago de Sanabria no está contaminado.
-Ah, vale, qué guay.
El niño volvió a la lectura. A los pocos minutos cerró el diario, movió la cabeza, se levantó de la silla y preguntó, ahora hacia el otro lado:
-Abuelo Cleto, ¿qué es un experto?
-Escucha, majo: un experto es alguien que sabe mucho de una cosa porque la ha estudiado a fondo; por ejemplo, el que dice que el lago de Sanabria está muy contaminado.
-Ah, vale, qué guay.
El niño se quedó pensativo, resopló, miró hacia dentro de una duda enorme y preguntó en voz alta para que lo oyeran los dos abuelos.
-¿Y qué experto es más experto?, ¿quién sabe más, el que dice que el lago no tiene caca o el que dice que la tiene?
-Hala, guapo, vete un rato a jugar por ahí; ya te enterarás cuando seas mayor.
El crío se fue a ver los Simpson; los mayores respiraron aliviados.
-No era cuestión de decirle que esperara a la comparecencia en las Cortes de Silván y Valín para que se aclarara, afirmó el abuelo Fortu.
-No, por Dios, podría sufrir un trauma infantil y luego quizás le diera por querer ser concejal de Vías y Obras, indicó el abuelo Cleto.
-No sé yo si lo evitaremos; por las preguntas que ha hecho yo creo que ya anda metido en lecturas peligrosas.
-Sí, tendrá que confesarse. Esto de querer saber la verdad sobre el lago de Sanabria solo puede conducir al purgatorio o a otra cosa peor.
Fortu y Cleto se relajaron y siguieron a lo suyo. De pronto, el primero pegó un brinco.
-¡Coño; hasta Cañete se ha puesto a opinar sobre el lago!; esto no puede traer más que desgracias; habrá que encargar un novenario y una misa cantada.
-¡Virgen santa!; nunca pensé que el asunto estuviera tan mal.
El señor Fortu leyó que el ministro de Agricultura y otras cosas había dicho en un congreso medioambiental que «los análisis de las aguas del lago no se corresponden con la alarma que están generando determinadas partes en el tema». Aseguró, asimismo, que todo se va a verificar «desde el punto de vista científico más riguroso».

DSCN1131

Y ahí es donde entran en juego los expertos, técnicos, estudiosos o como queramos llamarlos. ¿De quién nos fiamos?, ¿del informe de la Estación Biológica Internacional (EBI) Duero-Douro, avalado por científicos, que asegura que el lago está en peligro de convertirse en una charca verde o de las sucesivas declaraciones, basadas en datos oficiales, hechas por cargos de la Junta y de la Confederación Hidrográfica del Duero que insisten en todo lo contrario, en la limpieza de la joya sanabresa? En estos casos, yo suelo ser bastante escéptico y me remito a una de las grandes reglas del periodismo norteamericano: «Nunca te conformes con la primera versión, sobre todo si es la oficial». Y, claro, aquí estamos ya muy escarmentados de las versiones oficiales, esas en las que nunca pasa nada y todo son inventos interesados, politizaciones y ganas de hacer daño a las sacrosantas instituciones regidas por los sacrosantos declarantes. Por muy malas relaciones que existan entre el responsable de Europarques y también de la EBI y el delegado de la Junta en Zamora es difícil creer que más de 20 científicos, algunos de prestigio internacional, respalden un informe en el que se denuncia el deterioro de la calidad de las aguas del lago. ¿Se iban a prestar a ello sabiendo que es mentira? Hay otra forma de ahondar en el lío: ¿han funcionado correctamente las costosas depuradoras instaladas en los pueblos ribereños o se han producido (y se producen) vertidos de aguas fecales y residuales un día sí y otro también? Y ahí sí que no me creo cualquier versión sobre todo si la da el alcalde de Galende, aquel que el PP prometió no volver a presentar en sus listas tras el caso «Luzvente». Cuando se incumple algo tan serio, ya se puede incumplir lo que haga falta. Así que alguien (Castro, Silván, Valín) explique si han funcionado o no las depuradoras o si, como ha denunciado varias veces el PSOE en las Cortes regionales, aquello ha sido y es una cloaca. Luego ya procuraremos nosotros no hacer las necesidades en el lago, aunque don Alberto diga que eso no contamina.
En fin, no quiero terminar estas líneas sin preguntarme: ¿qué es un experto?

Publicado en General | Deja un comentario

Seis buzos despliegan una pancarta bajo las aguas del Lago para alertar sobre su estado

Seis buzos despliegan una pancarta bajo las aguas del Lago para alertar sobre su estado
Los deportistas aseguran que a tres metros de profundidad «la visibilidad es nula», debido a la turbidez

24.11.2013 | 00:56
Los buceadores sostienen la pancarta a tres metros de profundidad.
Los buceadores sostienen la pancarta a tres metros de profundidad. Foto Club Buceo Kraken

seis-buzos

I. G. Una pancarta con la inscripción «SOS Lago de Sanabria. ¡Vertidos stop ya!» permaneció ayer durante unos minutos bajo las aguas del Lago de Sanabria. Seis buzos del equipo que durante los dos últimos años ha realizado labores de limpieza en el emblemático espacio natural hicieron una inmersión para lanzar «una llamada de atención sobre el estado del Lago» explica Miguel Ángel San José, del Club de Buceo Deportivo Kraken.

seis-buzos-1

Y lo que se encontraron los buceadores no fue nada alentador, según la descripción del propio San José, quien asegura que «bucear por el Lago es igual que hacerlo por un embalse hidroeléctrico». Además de pedir «el cese de los vertidos», los buceadores se proponían comprobar la turbidez de las aguas; «a menos de tres metros de profundidad la visibilidad es nula, el agua está verde y, de hecho, hemos colocado una pancarta con el fondo blanco y se veía verde; era como puré de guisantes diluido».

La deportistas bucearon por la zona del espigón de la playa de Viquiella, donde colocaron la pancarta además de comprobar que «el agua está mucho peor que cuando nos sumergimos la última vez, en verano. No es normal encontrar un lago de montaña en semejantes condiciones; si esto sigue así en dos años ni lo vamos a conocer» advierte Miguel Ángel San José.

Desde su experiencia en inmersiones subacuáticas este buzo asegura que «bucear ahora por el Lago es como si estuvieras en un mar con marejada» en referencia a la turbidez existente.

Por ello, los buceadores que ayer se sumergieron en el Lago de Sanabria piden un cese de los vertidos «ya», que ««los responsables de los mismos comparezcan ante la Justicia» y «que se articulen mecanismos necesarios para terminar con esta situación porque al final nos cargamos el Lago».

El acto protagonizado por el club de buceadores se produce dos días después de que el Juzgado de Puebla haya rechazado la querella interpuesta por el director de la Estación Biológica contra responsables de Medio Ambiente de la Junta al no apreciar delito medioambiental en los vertidos del Lago.

La Junta de Castilla y León defiende que los análisis periódicos en el Lago demuestran su buena salud.

Publicado en General | Deja un comentario

El mal trago de Sanabria

El mal trago de Sanabria
Asturianos vinculados con la comarca zamorana lamentan las denuncias sobre la contaminación del lago, que amenaza con “matar a una zona que vive en exclusiva del turismo”

mal-trago

Marcos PALICIO
En temporada alta cuesta aparcar a orillas del lago de Sanabria. El magnetismo de la mayor concentración de agua glaciar de la Península, del sistema lacustre natural más grande de España, atrae cada año a unos 60.000 visitantes. De ahí que las dudas sobre la buena salud del ecosistema acuático zamorano hayan revuelto de inquietud a una comarca de lejana y singular conexión con Asturias, a una “isla lingüística” cuya situación de retiro en la alta montaña del noroeste de Zamora le ha permitido conservar durante siglos una forma de hablar que guarda un parentesco directo y muy reconocible con el asturiano. Como hoy los recursos vitales de la zona son casi en exclusiva los que proporcionan el aprovechamiento lúdico del agua estancada y su tirón turístico, Juan José Lajo no piensa en otra cosa al saber de la alerta desatada respecto a la salubridad del lago por los vertidos de su entorno inmediato. Lajo es asturiano y estudioso del habla de Sanabria, tiene casa y familia política en Galende, la capital del municipio que aloja el tesoro natural sanabrés, y sabe que debe valorar los daños en esos términos aun antes de tener argumentos para afirmar que la contaminación exista.

DSCN1178

De momento, la Estación Biológica Internacional hispano-lusa (EBI) ha presentado una denuncia por prevaricación y delito medioambiental contra ocho altos cargos de la Junta de Castilla y León por su supuesta responsabilidad en los vertidos que, según los informes científicos aportados por la organización ecologista, amenazan seriamente la calidad de las aguas y a medio plazo la seguridad del baño.

DSCN1084

Los pueblos de San Martín de Castañeda y Ribadelago vierten al lago “desde siempre”, confirman sobre el terreno varias personas con vínculos en la zona, y las depuradoras instaladas “nunca han funcionado bien”. Pero aun dando eso por cierto “no es posible que sea tan grave” el efecto de las aguas residuales de una localidad que apenas tiene 18 vecinos en invierno, “ni siquiera aunque dos meses en verano su población se multiplique hasta alcanzar varios centenares”. Las dudas las expresa así Enrique de la Puente, que regenta una sidrería en Ribadelago y otra en San Claudio (Oviedo), que es hijo de una superviviente de las catastróficas inundaciones que mataron a 144 personas junto al lago en 1959 y que también sabe de primera mano que la simple difusión de la duda sobre la buena salud del lago “mata a la zona” porque no hay otro recurso que el turismo. Él invita a “no mirar todo con lupa, a pasar de vez en cuando la página de la Biblia” y a valorar que trastorno del lago de Sanabria, que vive atravesado por el río Tera, que es un sitio donde “el agua se mueve, entra y sale”, “no puede ser para tanto”.

El lago estará o no dañado, conjetura, pero ya se ve desde lejos el perjuicio para una zona donde “hasta la ganadería y las ferreterías viven del turismo” y el problema de fondo tiene las culpas muy repartidas. La inactividad de las depuradoras es sólo una prueba de que “hay una dejadez total con toda la comarca”, afirma De la Puente. “El paraje es precioso, pero nadie hace nada por Sanabria en invierno, ni siquiera una senda en torno al lago”.

DSCN1162

La EBI ha justificado su denuncia en la identificación de tres puntos de vertido cuyo efecto compone una amenaza para el lago por la proliferación de un tipo de microalgas que se nutren de los sedimentos de los vertidos, que ahogan al resto de especies, aumentan la turbidez y pueden amenazar el baño a medio plazo. Es la “eutrofización” de las aguas, la amenaza de transformación de Sanabria en una “charca verde”, según los ecologistas, y la causa última de que un cliente de Enrique de la Puente en su sidrería de San Claudio le haya dicho ya “no vuelvo más” después de disfrutar este verano de diez días de descanso satisfactorio en la comarca.

El colectivo demandante ha avisado de nuevas acciones legales por la negación del problema de parte de la Junta de Castilla y León y la Confederación Hidrográfica del Duero y por la descalificación de los informes científicos que fundamentan su querella. El delegado de la Junta en Zamora, Alberto Castro, calificó de “excelentes” las aguas de Sanabria, terciando en una polémica que de científica pasó a política cuando el senador socialista Miguel Fidalgo aseguró que la contaminación del lago “se veía venir, era vox populi”. La Confederación, mientras tanto, aduce que sus análisis no han detectado presencia masiva de ninguna alga, que “no se ha observado una tendencia de clara disminución o aumento de la transparencia del agua a la vista de toda la serie histórica disponible” o que el lago “no ha sufrido cambios apreciables en los últimos 20 años”.

DSCN1202

Ese lago es el “llagu” cuando hablan algunos zamoranos de esta comarca donde “Asturianos” es el topónimo de uno de sus municipios y se vive con cierta desazón la difusión de las informaciones que dudan sobre el estado de conservación de su principal y casi única fuente de riqueza. Aquí, en este paraje bajo la sierra de Cabrera que habla algo similar al asturiano desde que en el período medieval de formación de las lenguas romances perteneció al Arzobispado de Astorga, al Reino de Asturias, “la gente dice que el lago está igual que todos los años”, concluye Juan José Lajo.

IMG-20121013-00507

Publicado en General | Deja un comentario

La Guardia Civil investiga los vertidos y el sistema de depuración

Algo turbio en el lago de Sanabria
La Guardia Civil investiga los vertidos y el sistema de depuración
La Junta insiste en el buen estado del agua

JUANA VIÚDEZ Puebla de Sanabria 17 NOV 2013 – 00:11 CET66

El lago de Sanabria es la mayor superficie de agua glacial de la Península. / CLAUDIO ÁLVAREZ

El efecto espejo que encandiló a Miguel de Unamuno en el lago de Sanabria, ubicado en un parque natural de la provincia de Zamora que recibe unos 700.000 visitantes al año, no ofrece la misma imagen en función de quien analiza sus aguas. La denuncia pública de una serie de vertidos fecales, que en los últimos días se están arreglando, ha dado la alerta sobre el estado de salud de la mayor superficie de agua glacial de la península Ibérica. La Estación Biológica Internacional (EBI), empresa que gestiona un catamarán de turismo ecológico y realiza estudios en la zona, ha advertido de que las condiciones del lago están cambiando a peor y que a medio plazo la situación será irreversible. Sus conclusiones están avaladas por una treintena de científicos, muchos de ellos de reconocido prestigio. La Junta de Castilla y León defiende que la calidad de sus aguas es buena, y que incluso ha mejorado. Las imágenes que les ofrece este preciado lago son totalmente diferentes.

La Guardia Civil está investigando los vertidos y la situación de las depuradoras. La EBI ha denunciado en la comandancia de Zamora que se está intentando camuflar los vertidos, algo que se suma a la querella que interpuso en septiembre contra las Administraciones y personas responsables de su control. El entorno, catalogado como Red Natura 2000, ha recibido entre 15 y 20 millones de Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder), según cálculos de los denunciantes. De esos fondos, unos seis millones se destinaron a la construcción de depuradoras cuyo correcto funcionamiento ahora se cuestiona. Los vertidos están prohibidos por la Unión Europea en cualquier ecosistema de la Red Natura.

EL PAÍS ha comprobado al menos tres de esos puntos de vertido. A las 18.00 horas, junto al embarcadero de la playa Custa Llago, la principal del lago de Sanabria, se ve con dificultad el fondo, a dos metros de profundidad.

Desagüe en Ribadelago que vierte al río Tera, a 200 metros del lago. / CLAUDIO ÁLVAREZ
Los vecinos de Ribadelago Nuevo, núcleo con 107 habitantes, toman los vertidos fecales como algo habitual. Viven al lado del lago y aseguran que el cambio de sus aguas es notable. El miércoles pasado se celebró una junta vecinal a las 18.30. Cuando faltaba media hora para la reunión, comenzaron a aparecer los clientes en el único bar que había abierto. Pedro, con mono de trabajo azul, chaquetón negro desgastado y un gorro de lana azul marino calado, pide una cerveza templada. “Estoy mal de la garganta”, se excusa. Habla de parcheado y mal diseño de la depuración de agua en la zona, de que hay puntos que vierten directamente al río Tera, apenas a 200 metros del lago. Describe con todo detalle los excrementos. “He destapado con una hoz las zonas por las que se vierte”, reconoce, “en verano el olor es insoportable”. César, con chaleco repleto de bolsillos, pide un rioja. “La pesca ha podido bajar un 70% en los últimos 10 años, ahora apenas hay truchas o bogas”, estima. En la barra del bar, antes desierta, se crea cierto ambiente. Una decena de vecinos comentan animados las idas y venidas de los técnicos de las depuradoras y los trabajos que se están haciendo en los últimos días. “Antes estaban llenas de telarañas”, dice una de ellas, que pide que no se la identifique porque “al final todo es política”. “Los trabajadores las limpiaban, pero si estaban rotas eso ya no era cuestión suya”, añade. Esta mujer reconoce que nunca había visto tanta presencia de algas en el lago donde se baña. “Aquí se ha sabido siempre lo de los vertidos, pero nadie decía nada”, comenta resignada.

Los estudios de la EBI, dirigidos por el catedrático Antonio Guillén, han detectado una abundancia de diatomeas, un tipo de alga que alerta de un empobrecimiento de la biodiversidad. Esta explosión hace que el lago pierda su carácter oligotrófico, cuyas características son la alta transparencia y escasos nutrientes, algo con lo que los técnicos de la Junta de Castilla y León, encargados de vigilar su salud ambiental, discrepan radicalmente. “Las aguas se mantienen estables con tendencia a mejorar”, defiende José Luis Gutiérrez, técnico de Espacios Naturales del Gobierno autónomo. Según sus datos, incluso han ido mejorando porque hay menos vertidos. “Nuestra labor está validada y no se trata de un análisis puntual”, incide.

El laboratorio limno-lógico de esta comunidad, gobernada por el PP, toma muestras todos los meses desde 1986. Hablan de “transparencia espectacular” con una profundidad de nueve metros.

José Valín Alonso, presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, reconoce una situación de oligomesotrofia. “En una escala de siete, en el que la óptima sería la oligotrofia, estamos en un nivel dos”, asegura. David de Salvador, portavoz de la Estación Biológica Internacional, se remite a un informe de 2004 de la propia CHD que cataloga las aguas como oligotróficas para preguntar en qué momento el lago ha perdido esta cualidad. “¿Por qué no han dado la alerta medioambiental antes?”, cuestiona.

Los motores de la depuradora de Ribadelago Viejo y de Ridadelago Nuevo, en el término municipal de Galende, rugían el miércoles. La Guardia Civil patrullaba preguntando por los puntos de vertido. La EBI ha reunido 25 en los últimos 10 años.

El alcalde de Galende, Jesús Villasante (PP), no ha respondido a EL PAÍS. Durante la celebración del día de la provincia, el pasado viernes, consideró que el problema “no es grave”. Por si acaso, reconoció que la contaminación se produce desde hace tiempo y dejó constancia de que él lo ha denunciado, pero no se han hecho mejoras.

Publicado en General | Deja un comentario